SEDIENTO

 

 
Antonio Alvarado Los Códigos del bosque

Antonio Alvarado


Artista cibernético y plástico. Performer.

Director de Arte de Sediento.

Artista exclusivo de Sediento.
Impresión digital.
20 piezas de 70,8 x 96 cm.
Dimensiones totales: 400 x 420 cm.
Año de realización 2005.
Una producción Sediento .
Biografía
Obra plástica
Obra electrónica
Obra visual
Instalaciones
Performances
Escritos del autor
Comisariado
Exposiciones
Proyectos
Bibliografía
MAEM 2002
MAEM 2003
[R][R][F] 2004
CONFLUENCIAS 2004
MAEM 2004
CONFLUENCIAS 2005
MAEM 2005
CONFLUENCIAS 2006
CAMARGO CIBERNÉTICO 2006
MAEM 2006

Los Códigos del bosque_Impresión digital
DATOS DE LA OBRA
Los Códigos del bosque
Ficha técnica y créditos
Catálogo
Texto de Manuel Pérez-Petit

LA OBSERVACIÓN Y EL LOGRO

Texto escrito por Manuel Pérez-Petit para el prólogo del catálogo impreso de la exposición: Los Códigos del bosque, que tuvo lugar en el Centro Cultural Villa de Móstoles (Móstoles, Madrid, España) del 1 de diciembre de 2005 al 8 de enero de 2006.

Normalmente el cronista se pregunta en tanto observa, y es que esto forma parte de su estar y de su ser en esto de vivir, y es que ya sabe -a base de haberse ido enterando- que la experiencia y la diferencia se hallan en todas partes, que andan por caminos que van de lo universal a lo concreto, que sin su presencia real y efectiva en medio del mundo, en el mismo mundo, frente al mundo, contra el mundo o en cualquiera de las maneras imaginables e/y/o inimaginables que puedan existir, todo sería otra cosa, no lo que conocemos, y así la vida es una interminable lista de preguntas que, a veces, no tienen respuesta pero que siempre determinan lo que ha de hallarse, más allá de los calendarios, en los territorios para los que aún no se han fabricado los relojes adecuados. Y en este camino, a veces -sólo a veces, menos mal- se llega a lo que de común y entrañable tenemos todos -sin excepción, querámoslo o no, y está sin escribir el por qué de esto en el Libro de la vida- los seres humanos, la experiencia y la diferencia se transforman en humus y revierten como lluvia en nuestras propias existencias. Y tampoco tendríamos por qué celebrarlo por todo lo alto como un triunfo de nosotros mismos, sobre todo porque no se sabe dónde está la clave de tanta magia.

La capacidad de observar es netamente humana: se observa lo que se puede, en la misma medida que no siempre que se mira se ve. La clarividencia -aquella virtud que proviene de ver, no de mirar, mediante la cual cualquier ser humano podría ir más allá de la mera visión de las cosas que le rodean y extraer verdades que no existen al alcance de los ojos- es una posible -sólo posible- consecuencia de la capacidad de observación de cada uno. Y en ello está probablemente la clave del logro, en la mirada. Como en Rembrandt o como en Rilke, el artista ve y mira y observa y saca sus propias conclusiones y da en la diana haciendo cosas que no existen pero que por su propia naturaleza existen más aún que cualquiera de las cosas ya conocidas de antemano. Y Antonio Alvarado está ahí, bebe de las mismas fuentes y emerge del mismo modo. Parece que no existiera, que nunca hubiera estado, pero de sus manos nace auténtico fuego, y el fuego -ya se sabe- es uno de los elementos básicos y claves de la vida. Es sugestivo y sorprendente, porque en esto de vivir cada uno su propia vida Antonio, como si llevara una armadura y a la vez estuviera en carne viva -parece frío y hasta quizá, en algunas ocasiones, frívolo, pero en nada es nada de esto-, posee una clave propia: se rebela, vive, mira, escudriña, descompone, encuentra, crea y pasa por encima, haciéndose poseedor de muchas claves, de aquello que hace de la propia existencia algo en que se lastima todo tantas veces. Parece que no existiera pero está. Nadie que lo viera por la calle diría: "Ahí va un artista". No tiene pose. Está más por dentro que por fuera. Es, lo cual ya es bastante. Tiene la capacidad de hacer inmutables muchas cosas. Ha descubierto la clave que sobrevivirá al hombre y al mundo: tiene la cabeza llena de algoritmos matemáticos y afectos perdurables.

Antonio Alvarado es así, en persona y, sobre todo, en su obra. Indaga en códigos, opiniones, sensaciones y pócimas, y halla claves y desentraña en su tarea no demasiadas pocas cosas. No en vano, va y nos dice: "El entorno que nos rodea distorsiona la realidad", desvelándonos la clave de su motor esencial de búsqueda. Puede resultar inverosímil pero es real. Y así, tiene la capacidad de llegar al logro, lo cual hoy ya no está al alcance de cualquiera. Y esta capacidad, que es hija directa de la observación, se traduce en una sencillez de formas y silencios, que aunque no es inaudita -pues nadie crea de la nada- tiene la virtud en Antonio de hacerse cosa, objeto, llave, cosa trascendente impregnada de la inmanencia de lo que de común, nuevo y antiguo y entrañable tenemos todos.

Manuel Pérez-Petit
Poeta, marchante, sediento, agitador.
Director Ejecutivo de Sediento.


Antonio Alvarado

Antonio Alvarado (San Pedro del Arroyo, Ávila, España, 1950) es artista cibernético, plástico y performer cuya obra abarca desde instalaciones, esculturas y música electroacústica hasta piezas concebidas para ordenador o para Internet.
Su obra plástica ha sido expuesta tanto en una veintena de exposiciones individuales como en varias ferias internacionales y requerida para numerosas muestras colectivas.
Fundador y director de La Mano de la Luna, colectivo performer con más de treinta años de evolución y una docena de obras presentadas en varios países de dos continentes.
Sus obras electrónicas han sido seleccionadas para numerosos festivales internacionales y reconocida con la concesión de varias becas y ayudas a la producción por parte de entidades como el MediaLabMadrid.
Comisario de exposiciones y festivales y conferenciante y escritor ocasional, es artista exclusivo y director de Arte de SEDIENTO .


Los Códigos del bosque_imagen 2

Subir
Para asuntos relacionados con la adquisición, alquiler, disposición, comunicación, promoción o uso de cualquier tipo y por cualquier medio de esta obra de Antonio Alvarado, el o los interesados deberán ponerse en contacto expresamente, vía correo electrónico, con Manuel Pérez-Petit.

Espacios de SEDIENTO enlazados en esta página: Antonio Alvarado · Los Códigos del bosque · Manuel Pérez-Petit

Enlaces en esta página: MediaLabMadrid